fbpx

Nada personal
  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer

 

«No te tomes nada personal». Eso dice Don Miguel Ruiz, en su libro “Los Cuatro Acuerdos”

Cuando trabajamos para crear mejores relaciones y lograr mejores resultados, este concepto es fundamental para sentar las bases sobre las que vamos a construir nuestros vínculos y la forma en la que lo haremos.

¿Cuántos problemas ahorraríamos si nadie se tomara el comportamiento del otro como algo personal? ¿Cuánto más fácil sería llevarnos bien porque entendemos que lo que el otro hace, simplemente lo hace y no te lo hace?

Sin embargo, es más fácil decirlo que aplicarlo a nuestras propias relaciones. Porque: ¿cómo me doy cuenta de que me lo tomé personal y, en ese caso, cómo lo resuelvo?

Un pequeño gran ejemplo

El otro día, mientras estaba en una escuela en un entrenamiento, una maestra se me acercó y me pidió un consejo porque estaba teniendo muchos problemas para que los estudiantes le hicieran caso. Me habló de un niño en particular y culpó a sus padres. Me explicó que ella les había pedido apoyo y que los padres no hicieron nada para ayudarla.

“¿Cómo fue la conversación?”, le pregunté. La maestra comentó que se había acercado a la madre con una cara seria, casi llorando y le dijo: “Su hijo me está faltando el respeto y está siendo grosero conmigo. Hable con su hijo porque no me hace caso.»

“¿Cómo te estaba faltando el respeto?”, continué preguntando. “Yo les dije a los niños que se pusieran en fila y el niño no me hizo caso.”, fue el único ejemplo que me supo dar.

En esta pequeña historia vemos que cuando un docente se toma los comportamientos de sus estudiantes como algo personal y siente que están dirigidos especialmente hacia ellos, se hace más difícil la posibilidad de una conexión positiva.
 
Para el docente, es clave entender que ese niño se comporta de tal o cual manera y que ello no está relacionado con el docente en sí mismo, porque de esa forma podrá trabajar con lo que ese niño hace y no con las emociones que al docente le produce ese comportamiento

Nadie está exento del «me lo hizo»

En realidad, esto ocurre en cualquier relación… por ejemplo: “Este empleado quiere aprovecharse de mí”; “No me escucha”; “Se burló de mí”.
 
Cuando nos tomamos los comportamientos de los demás como una acción en nuestra contra, se hace muy difícil construir relaciones fuertes.

Para poderla ayudar, primero le mostré que la gente hace lo que hace y que, en un segundo momento, nosotros interpretamos lo que la gente hace, por lo que, yo no tengo control sobre lo que el otro hace, pero si tengo control sobre cómo yo reacciono.

“El estudiante no hizo la fila cuando le dije que la haga” es una manera muy distinta de hablar. Es algo concreto, observable y por ende, modificable. Es algo que podemos conversar. Es un hecho, es indiscutible y lo más importante, no lleva un juicio de valor. No estoy diciendo que tenía la intención de irrespetarme. Solamente estoy diciendo lo que la persona hizo.

“Primero te hacen bullying y después tu te haces bullying una y otra vez.” Stan Davis nos recuerda esa frase tan poderosa. Cuando empezamos diciendo “Me hizo esto o aquello”, cuando me lo tomo personal, estoy permitiendo que la acción del otro se repita una y otra vez en mi mente.

Te muestro la diferencia:

“Me criticó” vs “Criticó lo que yo dije”
“Me faltó el respeto” vs “No hizo lo que le dije”
“Me humilló” vs “Dijo algo humillante acerca de mí”
“Se burló de mí” vs “Se burló de mi nombre”

Cuando logramos vivir sin tomarnos nada personal, empezamos a controlar el auto-bullying. Ese es el momento que dejamos atrás esa sensación de víctima, de que me hacen cosas a míI. En ese momento en que logramos ver la acción separada de cómo yo me siento con la acción, podemos comunicarnos muchísimo mejor.

Lo importante es lograr que una situación que ocurre, no se convierta en una situación que me ocurre. Es ahí cuando logramos dejar de sentirnos víctimas para empezar a empoderarnos y poner límites sanos y adecuados a situaciones o comportamientos inaceptables.

¡»No te lo tomes personal» funciona!

La siguiente vez que vi a la maestra, estaba mucho más contenta con su trabajo. Ella estaba logrando conversar con cada alumno, mostrando los comportamientos adecuados que ellos deben tener para que la clase tenga armonía. Les pudo empezar a hablar sin darles a ellos la responsabilidad de cómo ella se siente con lo que ellos hacen. Esto requiere madurez y muchas veces, un aliado empoderador que te escuche y te apoye de maneras positivas.

Tú también puedes comenzar a separar las emociones que te provocan las acciones de los demás de las propias emociones, y así comenzar a tener mejores relaciones

¡Coméntame más abajo! ¿Quiénes son esas personas que te empoderan? ¿Con quiénes te tomas las situaciones de forma personal? ¿Cómo puedes expresar lo que la persona hace y ya no hablar de lo que TE hacen?
Saludos!

PD: Si quieres más sugerencias o que profundice algún tema en específico, escríbeme!

  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer
Alejandra Schatzky
Chief Emotions Officer
Generación EPI

Creamos ambientes positivos para empoderarte y convertirte en un innovador natural.

Alejandra Schatzky| CEO, Generación EPI

 Déjanos tu correo y te envíamos una copia de la guía CÓMO DAR A LOS PADRES «MALAS NOTICIAS» Y NO SUFRIR EN EL CAMINO… a tu bandeja de entrada.

¡Prepárate para Lograr Más Sin Bullying! ¿Recibiste el regalo que enviamos a tu email? Revisa tu carpeta de correo no deseado (spam) o la de promotions, e indica que el correo electrónico NO ES SPAM y descarga tu guía. Escríbenos a info@generacionepi.com si no te llega el enlace de la guía de regalo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Shares
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Listo para empoderarte? ¿En qué te podemos ayudar?