fbpx

  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer

Primero hay que saber preguntar para saber lo que pasa

Jeni se dio cuenta que algo estaba pasando con Carlos pero él se quedaba callado y no decía nada.

Carlos no quería ir más a la escuela. Buscaba muy buenos argumentos para convencer a Jeni. Un día le explicó que las clases son aburridas y que aprendía más en YouTube y ella casi estaba convencida que su hijo realmente tenía buenas razones para faltar hasta que…

Jeni le preguntó si le gustaba el recreo 

Cuando Jeni hizo una última pregunta acerca de la escuela, Carlos empezó a revelar la verdad. Jeni le preguntó si le gustaba el recreo. Carlos empezó a dar muchas excusas. Primero dijo que el recreo era aburrido porque hacía mucho calor. Después dijo que en el recreo sólo hablaban de tonterías y no le interesaba. Luego siguió diciendo que ni siquiera el recreo era un buen momento para estar en la escuela. Finalmente quiso convencer a Jeni de que el recreo ya no es “como en tu época” y que la gente ya no se divierte como antes. 

Jeni decidió averiguar lo que realmente estaba pasando. Decidió por 5 días preguntarle a Carlos acerca de situaciones diarias de la escuela. En vez de preguntar “que tal tu día”, preguntaba “¿Con quién estuviste hoy en el recreo?”, “¿Con quiénes compartiste hoy tu tiempo de almuerzo?”, “¿Tienes algún proyecto con otros compañeros de tu escuela? – ¿Con quiénes?”, “¿Con cuáles compañeros te sientes más a gusto?”

A Carlos le hacían bullying

Al cabo de unos días, Carlos reveló algo que no había querido contar. En el recreo prefería estar solo porque había un grupo que lo molestaba. Hacía ya algunas veces que le había dicho cosas humillantes y él no disfrutaba más.

La maestra ya sabía lo que estaba pasando y los sentó a todos para que le pidieran perdón a Carlos. Eso empeoró las cosas así que Carlos decidió seguir un consejo que había escuchado: “ignóralos y no juegues más con ellos, así te dejarán tranquilo.” Pero esto no estaba funcionando bien. Había días que igual lo molestaban aunque él se alejaba. 

Cuando Jeni escuchó lo que su hijo le contó, tuvo que evitar decir todo lo que le pasó por su cabeza. Quería decirle a su hijo que los demás niños eran $&%#. Quería decirle que son todos “#/$&#$%). Y quería llamar a la escuela, pero Carlos se lo prohibió porque sintió que eso iba a ser peor. 

¿Qué podía hacer Jeni para ayudar a su hijo?

Tal vez como padre o madre hayas estado en el lugar de Jeni y no hayas sabido cómo actuar.
Nadie nos prepara para saber qué hacer cuando a nuestro hijo le hacen bullying o cuando es nuestro hijo el que lo hace.

Como investigadora, hace muchos años me dedico a ayudar a personas como Jeni a tener más herramientas para el manejo del bullying.

Por eso, quiero darte estos 5 tips para que pongas en práctica a partir de hoy. Estos consejos buscan que el bullying sea solamente un mal recuerdo, una anécdota que contar de algo malo que pasó, pero que no sea algo que marque o genere trauma. Nuestras investigaciones nos demuestran que, con estos consejos, vamos a lograr que los niños puedan aumentar su resiliencia y sentirse apoyados y empoderados.

5 tips para ayudar a tus hijos que están en situaciones de bullying.

#1 Escuchar

Lo más efectivo para disminuir el trauma futuro, es que tus hijos sepan que ellos importan. Cuando escuchamos a nuestros hijos, les estamos dando el mensaje de que ellos no son transparentes, de que ellos realmente hacen la diferencia al estar en nuestras vidas y que lo que les pasa es importante.

Escuchar no se trata de estar preparando una respuesta a lo que nos están diciendo. Escuchar es solo escuchar.

Cuando tus hijos te hablen, valida sus emociones y sentimientos. Evita decir “no es tan grave, no exageres, no te preocupes que cuando seas grande esto te va a parecer poca cosa…” Esos comentarios le mandan la señal de que lo que está sintiendo no es correcto y resulta que las personas sentimos lo que sentimos y no hay correctos o incorrectos en el sentir. 

Escuchar y validar es más simple. Requiere menos habilidades de rescate. No tienes que ir a rescatarlos de sus dolores y dificultades. Tienes que entenderlos, acompañarlos en su sentir y decirles “esto debe sentirse (REPITE SUS PALABRAS) y no es agradable sentirse así”.

#2 Dar Seguridad

Cuando un niño o un adulto es humillado, irrespetado, excluido o acosado, empieza a sentir que de alguna u otra manera, ha hecho algo para merecer lo que le pasa.

Dale a tus hijos la seguridad de que ellos no están provocando la situación. La frase mágica “Nadie merece ser maltratado y tu, TAMPOCO” puede ayudarte mucho.

Después de escuchar lo que te ha dicho, puedes decirle esa frase y esperar a ver su reacción. En vez de decirles “si tu no fueras el nuevo de la escuela, ellos no tendrían razones para molestarte”, prueba decirle “aún no estoy clara en cómo te podemos ayudar pero lo que si te puedo decir con total seguridad es que tú no te mereces ese mal trato.”

La idea es evitar caer en el auto – bullying futuro que ocurre cuando empezamos a buscar en nosotros mismos las razones por las cuales los demás nos hacen daño.

#3 Cambiar el Foco

Prueba preguntar:

“¿Con quiénes SI te llevas bien en la escuela?”

“¿Con quiénes te gusta pasar tiempo o a quiénes quieres invitar el fin de semana?”

“¿Quiénes no te molestan? ¿Tienes vecinos con los que la pasas bien?”

Ayuda a tus hijos a encontrar otras personas con las cuales relacionarse positivamente. Los niños no se dan cuenta que hay mucha más gente con la que la pueden pasar bien. Ayúdalos a darse cuenta con esas preguntas concretas.

Evita decirle “en vez de seguir intentando con estas personas, mejor busca a estos otros”. No le digas que haga eso porque parece un premio de consolación. Deja que tus hijos se den cuenta que existen estas otras personas y cuando te las mencione, empieza a preguntarle por estas nuevas personas a diario. 

#4 Convertirlos en Aliados Empoderadores

Una gran manera de ayudar a cambiar el foco y a la vez empoderarnos, es ayudar a otros. 

Ayuda a tus hijos a convertirse en aliados empoderadores de otros compañeros que estén pasando por lo mismo. Puedes preguntarle si hay otros niños a los que también molestan. Cuando te diga los nombres de esos niños, pregúntale si quiere poder ayudarlos, incluirlos, formar un nuevo grupo junto a ellos.

Tu hijo puede ser quien haga la diferencia en la vida de otras personas y este sea el comienzo de nuevas y mejores relaciones.

Si no está listo aún para eso, puede hacer voluntariado con animales, con personas mayores o con algún familiar que necesite apoyo. Está demostrado que los niños que ayudan a través del voluntariado encuentran que sus aportes son importantes y eso los ayuda a quitarle importancia a los comentarios negativos que escuchan de otras personas.

#5 Dar Amor Incondicional 

Es muy fácil amar cuando nuestros hijos no tienen ningún problema. El amor incondicional se trata acerca de dar amor cuando tenemos frustración, rabia, enojo, molestia, etc.

¿Cómo se ve el amor incondicional? A veces los padres, sin querer, mandamos el mensaje de “te amo PERO te amaría aún más si fueses el niño perfecto que yo soñé”. No lo hacemos a propósito, no lo hacemos de manera consciente, pero lo hacemos.

Cuando tu hijo te cuente que le hacen bullying, abrázalo, dile que no lo merece y que tu lo vas a amar siempre, sin importar nada más. Este amor garantizado, le va a ayudar.

BONO Adicional ¡Confía en ellos!

Una gran manera de empoderar a tus hijos, al mismo tiempo que aplicas los tips anteriores, es preguntarles “¿cómo te parece a ti que te podemos ayudar los adultos?”, “¿qué tipo de ayuda es la que realmente te hace falta?”.

Cuando les hacemos estas preguntas, les estamos mostrando que los hemos escuchado y que confiamos en que ellos también pueden aportar la solución, sin dejarlos solos en esto. No se trata de decirles “ve y resuélvelo solo”. Se trata de decirles “quiero acompañarte en la resolver de la manera que tu sientas que te puede ayudar mejor”.

¡Inténtalo y cuéntanos cómo te va!

¡Ser ayudado por alguien es algo muy bueno, y poder ayudar a otros es un regalo hermoso en esta vida!

Date hoy la oportunidad de ser un ALIADO EMPODERADOR.

Comparte con nosotros tu historia… 

Alejandra Schatzky
Chief Emotions Officer
Generación EPI

Creamos ambientes positivos para empoderarte y convertirte en un innovador natural.

Alejandra Schatzky| CEO, Generación EPI

 Déjanos tu correo y te envíamos una copia de la guía CÓMO DAR A LOS PADRES «MALAS NOTICIAS» Y NO SUFRIR EN EL CAMINO… a tu bandeja de entrada.

¡Prepárate para Lograr Más Sin Bullying! ¿Recibiste el regalo que enviamos a tu email? Revisa tu carpeta de correo no deseado (spam) o la de promotions, e indica que el correo electrónico NO ES SPAM y descarga tu guía. Escríbenos a info@generacionepi.com si no te llega el enlace de la guía de regalo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Shares
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Listo para empoderarte? ¿En qué te podemos ayudar?