fbpx
  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer

 

Hay películas que nos divierten pero las olvidamos rápidamente. Hay películas que nos sorprenden con sus efectos y las vamos a ver porque nos permiten vivir en fantasías increíbles. Hay películas que dejan mensajes. Y después, rara vez, hay películas que ayudan a hablar de temas difíciles. 

¿Hablamos de la película o mejor nos quedamos callados?

El Guasón, el Joker, no cae fácilmente en estas categorías. Para algunas personas, va a permitir hablar de temas difíciles pero la gran mayoría de la gente está reaccionando con silencio. Es tan abrumante lo que vemos, tan posiblemente triste y real que mejor, no hablemos de eso, a ver si con el silencio, desaparece eso que nos produce impotencia, miedo y una sensación de que estamos desamparados sin poder hacer nada. 

Nadie merece ser maltratado. El Joker tampoco.

Nadie merece ser maltratado. Sin duda, el Joker no merece que lo maltraten en su infancia o que se burlen de su condición. No merece que lo culpen de aquello que no ha hecho (cuando le dicen que se ha robado el cartel o ha comprado el arma).

¿Y si el sistema falla? ¿Pagan justos por pecadores?

Pero tal vez, esos no son los maltratos que realmente lo llevan a tomar la justicia (según su punto de vista), por sus manos. Peor maltrato es el que recibe del terapeuta que no sólo no lo escucha sino que le confirma que nadie tiene el menor interés en gente como él.

Él pide ayuda. Pero el sistema le falla. Un sistema que a veces niega la existencia de la enfermedad mental y la considera un problema menor, no invierte en medicinas, terapeutas e investigación. Ese sistema le falla a los niños que están sometidos a malos tratos, desde escuelas donde no sabemos dar atención adecuada a problemas pequeños, hasta hogares de acogida donde los niños no reciben el afecto que sus padres no le supieron dar. 

Y entonces ocurre,  pagamos justos por pecadores…

¿Sus víctimas merecen lo que les hizo?

Las víctimas del Guasón tampoco merecen ese maltrato. Aunque, más que maltratar, el Guasón los elimina,  acaba con ellos, reacciona exageradamente porque no sabe reaccionar de una mejor manera y no tiene una red de apoyo y soporte que lo ayude adecuadamente. Además, se cansó de intentar reportar.

Hubiese sido mejor que escuchen su reporte y que el sistema hubiese actuado para evitar que el Joker resuelva como puede. 
 

¿La escuela fue tan grave así?

Nunca lo sabremos, varias veces la menciona pero nunca aclara lo que le pasó. Podemos imaginarnos que la escuela fue grave, llena de burlas y de adultos que no supieron escuchar y ayudar adecuadamente. Cosa que pasa en las películas y pasa en la vida real, nuestros clientes de escuelas lo confirman, en las sesiones con un Coach de Cambio Cultural ®.

Probablemente lo más doloroso fue la exclusión. Vemos como se siente invisible, solo, y que, cuando siente que lo están mirando, se mejora. 

Entonces, ¿somos todos cómplices? 

Incluir a otros, es incómodo. A veces, acercarnos al diferente, da miedo. Y cuando miramos a otro lado, cuando preferimos no hablar de eso, sin querer, contribuimos al problema.

¿La vecina podría haber ayudado? Y si no ayudó, ¿la podemos culpar? Su miedo es legítimo.
Entonces, ¿cómo resolvemos? 

El poder de escuchar. Ese poder lo tenemos todos. 

La solución puede parecer ingenua o demás simplista pero las investigaciones,  las experiencias y el sentido común apuntan a lo mismo: cuando nos escuchan y sentimos que nos escuchan de verdad y con conexión, nos conectamos con el humano maravilloso que tenemos en frente y también adentro. 

Escuchar es mágico. Escuchemos a nuestro alrededor, vamos a conectarnos. Preséntate a tus vecinos. Pregúntale a tus vecinos cómo les va, en qué trabajan, quiénes son sus familiares. Habla con tus compañeros de trabajo o de escuela. Muestra interés por sus vidas. Conéctate. Todos somos responsables los unos por los otros. 

No juzgues. «Solo se ama aquello que se conoce». 

Alejandra Schatzky
Chief Emotions Officer
Generación EPI

Creamos ambientes positivos para empoderarte y convertirte en un innovador natural.

Alejandra Schatzky| CEO, Generación EPI

 Déjanos tu correo y te envíamos una copia de la guía CÓMO DAR A LOS PADRES «MALAS NOTICIAS» Y NO SUFRIR EN EL CAMINO… a tu bandeja de entrada.

¡Prepárate para Lograr Más Sin Bullying! ¿Recibiste el regalo que enviamos a tu email? Revisa tu carpeta de correo no deseado (spam) o la de promotions, e indica que el correo electrónico NO ES SPAM y descarga tu guía. Escríbenos a info@generacionepi.com si no te llega el enlace de la guía de regalo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Shares
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Listo para empoderarte? ¿En qué te podemos ayudar?