fbpx

  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer

 

A Beatriz le costó muchísimo encontrar algo para celebrar y reconocerse. No encontraba ningún logro que «merezca ser reconocido o mencionado»…

Cuando el consejo no funciona…

Muchas veces le sugiero a las personas que usen el hábito de reconocer sus propios logros cada viernes. Lo llamamos los #Viernes de #ReconoceTusLogros. A mi me funciona MUY BIEN. A las empresas y escuelas les está funcionando increíble PERO, hay muchas personas que «en secreto» (por mensajes directos, por emails, en conversaciones privadas, etc.) «confiesan» que no tienen nada importante que valga la pena reconocer.

Beatriz me confesó esto el martes pasado y me pidió un consejo, unas estrategias que puede usar. Enseguida se las di pero, sabiendo que si no entiende las razones y el porqué de las cosas, no las va a poner en práctica y se va a frustrar aún más, decidí escribir este artículo para explicar el asunto a fondo. Espero que ella lea este artículo porque cuando nos vimos, no tuve tiempo de explicarle este asunto a fondo.

Mi alma de maestra me obliga…

Así que, en vista de que tengo alma de maestra desde siempre, empiezo a explicar las razones detrás de lo que nos ocurre para ver si así resulta más fácil usar las 3 estrategias básicas y a ver si, AL MISMO TIEMPO, logramos que aquellos que SI ESTÁN EMPODERADOS, puedan ver el punto de vista de las Beatriz del mundo.

¿Por qué debería reconocer mis logros si no tengo nada importante que yo haya logrado aún?

«Para llegar a nuestras metas o a esos grandes logros que nos proponemos, debemos celebrar el camino y disfrutar del proceso. No podemos alcanzarlos de un solo salto alto.»

 ¡Qué gran error de nuestra cultura! Nos han hecho creer que solamente vale la pena celebrar y reconocer a los grandes campeones, grandes, genios, millonarios, etc. Es cierto que eso ayudó a que algunas personas se motivaran hacia lograr grandes cosas pero lo grave fue que, al no mostrarnos el duro camino que tuvieron que recorrer para llegar ahí, muchas más personas se desempoderaron. 

Nuestra cultura empezó a formar una mentira en nuestras mentes. Empezamos a pensar que lo único que valía la pena, era llegar muy alto y muy rápido. Entonces, no nos mostraron la escalera para subir. Nos llevaron para atrás, nos mostraron a lo lejos el trofeo triunfal y nos dejaron del otro lado. 

¿Cómo dejo de saltar y agotarme?

Empezamos a saltar y a saltar para alcanzar lo que creíamos que era el único premio valioso… y nos cansamos.

El cansancio, la frustración, el sentir que no hemos «llegado» a nada, hace que perdamos fuerza y motivación. Entonces entramos al círculo vicioso del desempoderamiento. En ese círculo, empezamos a pensar «Si lo que yo hago no sirve para nada, entonces no hago nada» y, como círculo vicioso, al no hacer nada pues obviamente no logro nada. 

  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer

Fue tan claro cuando Beatriz me dijo: 

«¿Mis Logros? … Si lo que yo hago no vale para nada…»

Alguna vez te has dicho frases como: «Yo no tengo nada que reconocerme», «¿Por qué debería reconocer mis logros si no tengo nada importante que yo haya logrado aún?», «Soy un fracasado», «Nada me sale bien», «Ya TODOS los demás han logrado XYZ y yo, ni siquiera he podido lograr….»

BASTA. No más. Hasta hoy aguantaste este auto-bullying. NADIE MERECE SER MALTRATADO. No te maltrates de esta manera.

Si caminas hacia el otro lado de la pared, verás que hay una escalera que tiene escalones alcanzables. Además, te darás cuenta que en cada escalón hay un triunfo intermedio.

¿Alguna vez has visto a los niños jugar esos video juegos que les dan monedas de oro o estrellas antes de terminar el nivel? ¿Te has fijado que el juego tiene muchos niveles antes de lograr llegar al final? POR ESO SON ADICTIVOS.

A las personas NOS ENCANTA sentir que estamos logrando algo pero esa sensación de logro no la podemos dejar para luego, no podemos esperar hasta el final porque sino, nos aburrimos o frustramos en el camino.

¿Por qué siento que no logro nada?

Porque en nuestra cultura no nos enseñaron a enfocarnos en lo positivo, en lo que SI hemos logrado. Nos han enfocado en lo que falta y en lo que NO hemos logrado. Por eso te sientes así.

¿Por qué me cuesta tanto encontrar algo para felicitarme al final de la semana?

Porque nuestra cultura no valora algunas cosas pero TU SI PUEDES decidir valorarlas. Por ejemplo, para algunas personas, es importante reconocerse que han logrado mantener limpia su casa por 1 semana. Parece algo menor, pero toma mucho trabajo! Para otros, es importante reconocerse que han logrado cumplir su palabra y su compromiso con otros durante 1 semana.

Para mi, este cambio cultural fue parte de un proceso y de un camino largo. Como muchos, no empecé a reconocer los logros y tuve que aprender a hacerlo. Aprendí que hay técnicas para mostrarle a nuestro cerebro que SI hemos logrado muchas cosas. Al ver todos los pequeños logros de cada día, se formó un nuevo hábito que ya forma parte de mi: Tener un Foco En Lo Positivo.

Cuando logras esto, sales del círculo vicioso y entras al círculo virtuoso donde tu cerebro empieza a decir: «lo que yo hago, sirve para mucho y yo hago la diferencia!». Entonces, empezamos a hacer cada vez más y más y como buen círculo, pues cada vez logramos más. Es un tema de cambiar el foco y el pensamiento.

AJA… PERO COMO? Y las 3 estrategias????

Cuando te estés «torturando» o haciendo auto-bullying con esas preguntas terribles o comentarios horrorosos de «yo soy un loser, fracasado, lo que hago no sirve, jamás será como ellos, nunca podré llegar a los pies del otro…etc», yo te invito a que FRENES y te digas:

¿Para qué me hago auto – bullying con este tema y cómo puedo dejar de decirme estas cosas?

¿Cómo salgo del círculo vicioso del desempoderamiento personal?

Estrategia #1: 3 Agradecimientos Diarios. Si ya sé lo que estás pensando. Algo tan simple es imposible que me haga cambiar. Las investigaciones indican que esa simple práctica de escribir 3 agradecimientos diarios, por más simples que sean, te cambian el foco hacia lo positivo. Ejemplos? Hoy me bañé con agua corriente y caliente. Agradezco tener la oportunidad de estar cenando. En fin, cosas simples para subir la escalera. (Si no me crees todavía, busca las investigaciones de Tal Ben Shahar o deja de cuestionar y pruébalo por 7 días… no tienes nada para perder y todo para ganar)

Estrategia #2: 1,2,3 ya lo logré. Si la anterior estrategia te pareció absurda, esta te va a dar mucha risa pero créeme, te ayudará a saltar al círculo virtuoso muy rápidamente. Cada vez que vayas a hacer algo simple como cepillarte los dientes, «planifica» lo que vas a hacer paso a paso. Cuentas hasta 3 y lo haces. Luego dices «ya lo logré». Por ejemplo:

  • «Voy a agarrar el cepillo. 1, 2, 3. Ya lo agarré»
  • «Ahora voy a agarrar la pasta de dientes. 1, 2, 3. Ya la agarré»
  • «Ahora voy a poner pasta en el cepillo. 1, 2, 3. Ya lo logré»

Este ejercicio lo debes hacer unas 100 veces al día en tu mente (si lo haces fuera de tu mente, te van a mirar raro…).  Si lo haces con tu rutina del baño, y rompes cada proceso en miles de partecistas, ya lo harás unas 100 veces así que no es necesario contar.

El truco es que «reconozcas» cada paso que vas logrando hasta que tu cerebro se acostumbre.

 Estrategia #3: Diario de reconocimiento personal. Esta ya la conoces. Usa el hábito de los #Viernes de #ReconoceTusLogros y escribe al menos 3 cosas que te reconoces. No es necesario que lo hagas publico. Pero si es importante que lo escribas. No basta con que te lo digas en tu mente. Escríbelo o dilo en voz alta.

BONUS: Ayuda a otros a reconocerse. Si eres padre, madre o docente, o si lidera equipos de trabajo dile a los niños frases tales como «me reconozco que hoy me levanté temprano, comí comida saludable y llegúe a tiempo a mi trabajo». Si eres líder de empresa, director, o tienes personas a tu cargo, reconócete esos logros intermedios y reconóceles a ellos sus logros. No se trata de estar todo el día dando ánimo y siendo porrista – cheerleader. Se trata de ayudar a crear una cultura donde nos reconocemos los logros intermedios para impulsarnos a continuar adelante y sentirnos empoderados.

¿Podrás compartirnos alguna historia en tu vida donde algún #AliadoEmpoderador te haya ayudado a reconocer lo que si haces bien y logras? ¿Fuiste alguna vez un Aliado Empoderador para alguien que se estaba maltratando con estas preguntas?

¡Ser ayudado por alguien es algo muy bueno, y poder ayudar a otros es un regalo hermoso en esta vida!

Date la oportunidad de ser un ALIADO EMPODERADOR.

Comparte con nosotros tu historia… 

¿Quieres conocer el Método EPI? Haz clic aquí.

Alejandra Schatzky
Chief Emotions Officer
Generación EPI

 

Si quieres poder lograr más y lograr lo que te acabo de contar mucho más rápido, asiste a la formación Líder EPI. Todos somos Líderes. Visita la página del curso para que conozcas más y tomes la decisión más importante de transformación personal y de tu ambiente.

Creamos ambientes positivos para empoderarte y convertirte en un innovador natural.

Alejandra Schatzky| CEO, Generación EPI

 Déjanos tu correo y te envíamos una copia de la guía CÓMO DAR A LOS PADRES «MALAS NOTICIAS» Y NO SUFRIR EN EL CAMINO… a tu bandeja de entrada.

¡Prepárate para Lograr Más Sin Bullying! ¿Recibiste el regalo que enviamos a tu email? Revisa tu carpeta de correo no deseado (spam) o la de promotions, e indica que el correo electrónico NO ES SPAM y descarga tu guía. Escríbenos a info@generacionepi.com si no te llega el enlace de la guía de regalo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Shares
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Listo para empoderarte? ¿En qué te podemos ayudar?