fbpx

  • Facebook
  • Gmail
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Buffer

 

¿Alguna vez has pensado cuál es el propósito de la escuela? ¿Por qué los niños van a la escuela? ¿Por qué los padres y los gobiernos obligan a sus jóvenes a ingresar a estas instituciones?

Según el Departamento de Educación del Reino Unido, los niños deben asistir a la escuela porque «te da el mejor comienzo posible en la vida y te prepara para el futuro». No son los únicos que piensan esto: la mayoría de los padres también comunican esta idea a sus hijos.

Si el propósito de la escuela es criar una generación que esté preparada para unirse a la sociedad de la mejor manera posible, parece evidente que enseñan una de las cosas más importantes. Dado que su propósito es formar individuos que contribuyan positivamente a la sociedad, entonces, las escuelas deberían enseñar a los niños a ser felices.

Hablar de enseñar a ser feliz corre el riesgo de parecer que queremos ser parte de una moda vacía de la nueva era del estilo de «hacer sentir que cada niño es especial». Sin embargo, tiene todo el sentido desde un punto de vista lógico, ya que la felicidad conduce a la positividad y la productividad en todos los aspectos de la vida de una persona. Cuanto más satisfecha está una persona con su vida, menos conflicto tiene, trabaja de maneras más eficientes y productivas.

Muchos sostienen, entonces, que la felicidad no tiene que enseñarse particularmente en la escuela, los padres deberían enseñar eso. Sin embargo, al igual que muchos padres no pueden entender (mucho menos, enseñar) matemáticas de nivel superior, hay muchos que no pueden enseñar felicidad, ya sea porque no saben cómo ser felices ellos mismos, o simplemente no tienen idea de cómo transmitir la felicidad de manera consciente. Además, es probable que muchos padres no consideren este concepto; ni siquiera han pensado en enseñar activamente la felicidad. No hace falta decir que los padres abusivos definitivamente no enseñarán a sus hijos cómo curarse del daño que han hecho. Por lo tanto, es completamente incontrolable lo que sucede con la educación de la felicidad de los individuos en el hogar.

Si queremos que los miembros de nuestra sociedad lleven vidas saludables y plenas, criando generaciones de niños equilibrados y emocionalmente estables, debemos ser capaces de estandarizar o controlar la educación de felicidad que se brinda.

Esta es la razón por la cual las escuelas deberían enseñar felicidad. Todos vamos a la escuela. El único proceso legalmente obligatorio por el que se ve obligado a pasar a la totalidad de la población, es la escuela. Dado que la sociedad no puede garantizar que los padres enseñen a sus hijos cómo ser felices, entonces, parece que la única forma de enseñar esto es a través de la escuela.

Llegará el día que para graduarse del colegio, deberemos demostrar que sabemos leer, escribir, llevar a cabo cálculos matemáticos complejos, conocer un poco de historia, arte y ciencia y también, cómo permanecer en constante búsqueda del bienestar interior.

 

Stefanie Cohen
Estudiante de 11vo. Grado Balboa Academy Panama

Creamos ambientes positivos para empoderarte y convertirte en un innovador natural.

Alejandra Schatzky| CEO, Generación EPI

 Déjanos tu correo y te envíamos una copia de la guía CÓMO DAR A LOS PADRES «MALAS NOTICIAS» Y NO SUFRIR EN EL CAMINO… a tu bandeja de entrada.

¡Prepárate para Lograr Más Sin Bullying! ¿Recibiste el regalo que enviamos a tu email? Revisa tu carpeta de correo no deseado (spam) o la de promotions, e indica que el correo electrónico NO ES SPAM y descarga tu guía. Escríbenos a info@generacionepi.com si no te llega el enlace de la guía de regalo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Comparte Este Blog

Y seremos más las personas Empoderadoras, Positivas e Innovadoras

Shares
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¿Listo para empoderarte? ¿En qué te podemos ayudar?